Anuncios

¿Cómo crear un MDM en su empresa?

Publicado el

Con la Gestión de datos maestros (MDM), definimos los conceptos y procesos que rigen los datos maestros dentro del sistema de información de la empresa. Esto le permite crear, almacenar, mantener, distribuir y proporcionar una visión completa, fiable y actualizada de todos estos datos.

Estas actividades se llevan a cabo con total independencia de las que habitualmente lleva a cabo una empresa. Sin embargo, es importante utilizar bien la MDM para cosechar todos los beneficios, que pueden ser sustanciales.

Elija el estilo de implementación adecuado

Una solución MDM aporta muchos beneficios a la empresa al codificar en un solo lugar los datos referenciales de un sistema. Estas mejoras significativas en comparación con los sistemas tradicionales requieren la adopción de buenas prácticas.

Es necesario empezar por definir claramente los estilos de implementación. El modo “registro”, que rara vez se utiliza, es en gran medida no intrusivo y consiste principalmente en registrar las transacciones y actualizar el depósito.

En el modo “consolidación” (este modo es el punto de partida de muchos proyectos MDM), prevalece la importancia de la integración de datos y de las funciones de calidad. El estilo de implementación de la coexistencia es intrusivo, pero no muy estructurante.

Por lo tanto, son las funciones de integración en tiempo real y de deduplicación de datos las que importan. El sistema heredado y el sistema de software MDM deben coexistir en armonía. Finalmente, el llamado estilo centralizado es relativamente intrusivo y bastante estructurante.

La importancia del flujo de trabajo y de las funciones de integración en tiempo real es primordial. La actividad del sistema es lo más fluida posible. Estos cuatro estilos de implementación son adecuados para un proyecto determinado.

Cumplir con ciertas buenas prácticas de modelización

A nivel funcional, es importante involucrar fuertemente a los distintos oficios en el diseño. El disco de oro debe ser definido al principio del modelado y debe ser objeto de un consenso. Es necesario abordar el núcleo del registro maestro, simplificarlo y luego evolucionar ampliando el tratamiento. La legibilidad para los usuarios finales debe ser muy alta y el glosario de la empresa debe estar bien documentado. Las fases de diseño, incluida la creación de las llaves, se llevarán a cabo con precisión.

En efecto, es más complejo tener que hacer nuevos cambios a posteriori. Los datos de seguridad deben ser accesibles, mediante funciones y vistas. En el nivel de la modelización técnica, es necesario crear una clave interna permanente para los datos maestros: es una de las claves del sistema. Por lo tanto, le aconsejamos que defina estos estándares con altos estándares y que se atenga a ellos. Además, se debe hacer lo mismo con las reglas de nomenclatura y sólo se debe utilizar un software de modelado.

Todas las plantillas, definiciones y reglas se reutilizan. Será necesario prever el impacto de las prestaciones en los controles en caso de mejora de las normas de propagación.

Cuide sus datos para tener un sistema MDM de calidad

Para lograr un uso óptimo de un sistema MDM, se debe tener mucho cuidado para asegurar la calidad de los datos. La elaboración de perfiles y la recopilación de datos ayudarán en gran medida a realizar un buen análisis y validación de los datos.

Es esencial estandarizar estos datos para que sean representativos de todos los sistemas MDM. Las normas de desduplicación deben establecerse con precisión y refinarse en la medida de lo posible. El emparejamiento debe integrarse en todo el proceso.

Una vez que se haya dominado la calidad de los datos, éstos deberán integrarse y luego propagarse. Elija procesos por lotes, en tiempo real, incrementales, de propagación o de carga total según sea necesario. Aquí es donde se pueden integrar aplicaciones internas (ERP, CRM, HR, específicas, etc.) y externas (cloud y otras), así como grandes cantidades de datos.

No dude en organizar la administración de datos para que los datos maestros sean operativos. La administración de datos se organiza por roles, permite gestionar las tareas diarias de mantenimiento de datos referenciales.

Puede tratar datos maestros o definir flujos de trabajo para ediciones colaborativas. Los datos de referencia pueden activarse, los servicios de datos maestros se integran en tiempo real en los procesos y el contexto se integra en las aplicaciones empresariales, web y móviles, así como en los grandes datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos sobre el mismo tema

Anuncios